viernes, julio 27, 2007

Desde un Tren Fantasma

Y Teillier nos dice que escribe para la niña que nadie saca a bailar.
Y yo confieso que escribo para los tímidos/ para los que no tiene aliento para decir lo que sienten/ para los que caminan en silencio pensando en los amores que van dejando libres.

Pienso que escribir es una solución más fácil a la vida/ pienso que si no escribo, me muro/ que el invierno es bello con su lluvia y con sus hojas/ que mi memoria funciona a partir de micro-filmaciones que voy haciendo en momentos precisos, olvidando su registro y lo solo siendo.

Recordando mi niñez, concluyo que no fue lo más bello/ que la vida es una lucha sin escapatoria, donde triunfa -como en todas las cosas- el más valiente/ por valiente podemos perder nuestra vida/ por hacernos los valientes jugamos con el azar a una ruleta mortal.
Y por seguir vivos, podemos ganar un miedo hasta los huesos.

3 comentarios:

Angeles dijo...

ya, ya odio a los timidos.

4Shara dijo...

Están los valientes, y están los locos...
No puedes odiar a los tímidos, o te rodearás de gente que no se ha detenido a pensar en la vida.

xulethh dijo...

Hermoso
me encantó
no amo a las tímidos
pero sí te amo a ti.