jueves, agosto 14, 2008

Celebro y Cerebro

Celebro los 4 años de este Blog escribiendo en prosa mis últimas reflexiones. Apagué el televisor, puse música minimal y ahora espero que las ideas que pensé hace un rato, bajen de mi cerebro hasta mis manos.

Puedo partir contando sobre esto que significa buscar trabajo. No me ha resultado nada sencillo y lo único que he visto son pegas cortas de varias horas a baja paga. 15 mil pesos por 13 o 15 horas no está nada bien, mejor que nada sin duda. Todavía no me pagan y es lo único que he visto en el mes.
He dejado varios currículums, ya mayoría en centro culturales, a ver si salta la pega de amplificar algo con relación a la poesía o las artes en general. Le he adjuntado mi currículum poético, para que sepan que me muevo en el medio y puedo gestionar una lectura con los poetas más representativos de alguna generación, o etc.
También he dejado en radios y ahí si que no he sabido nada, yo creo que talvez esos sonidistas están muy apernados y no hay muchas posibilidades de recambio, aló mejor se necesite un pituto para que recién te tomen en cuenta y te reciban a conversar.
En mi currículum agregué que creo poseer bonita voz y buena dicción, características que creo que me podrían servir para trabajar haciendo doblajes o locuciones varias, habrá que ver si algo potencia mi encuentro con el trabajo o con el dinero, que es el fin último.
Tengo un pituto bueno para ver mi inclusión en un canal de televisión, contacto que no he cobrado por la vergüenza de aprovecharme de esa suerte y el miedo a cagarla y echarla a perder rápidamente.
Lo peor que se puede tener es el miedo, miedo de que no hacerlo bien o no tan bien para cumplir las expectativas del empleador que confió en mí y me dio esa posibilidad. Por otra parte está eso de trabajar mucho o por lo menos muchas horas y ganar poco, cuando pasa eso uno no quiere saber mucho del trabajo y trabaja desganado. Por otra parte sé que si es así es lo único que hay, otra cosa que me han dicho es: “tú elegiste estudiar esto, bueno así son las pegas” palabras que inmediatamente me hacen cuestionarme porqué estudié sonido y no literatura o algo así, luego vuelvo a la realidad y sé que no me abría gustado estar en la academia y segundo, hoy para todos la cosa está difícil; algunos trabajan más, otros menos, pero a todos les cuesta pagar las cuentas del nivel de vida que llevan, o cortar cable, internet, ducha caliente o trabajar harto, ganar poco, pero mantenerse.
Tengo eso de creer que tengo algo que el resto podría querer y por eso cobrar muy caro, peor que todavía no sé que es y no sé si se llegue a explotar, eso sería lo peor para mí. O que tan solo me diera cuenta que no tengo nada más que el resto y debo esforzarme como mula en algo que no llena especialmente el espíritu o el intelecto; un trabajo rutinario, de varios horas, con complicaciones y baja paga.
Así no más se ve la cosa, si es que se ve algo, que la verdad no tengo mucha experiencia en el mundo laboral.

El otro tema que se me viene a la cabeza, es esa idea que tengo de ganar un concurso literario, ya que nunca lo he hecho, ni siquiera uno con premios honorarios y que me gustaría mucho, más que por cosas de ego, si para llenar mi currículum literario y me tomen más en cuenta quienes organizan lecturas poesía dentro de Chile y el extranjero. Pero por lo que más me interesa ganar un concurso literario es por la independencia económica que me pudiera dar ganar de un día para otro un millón de pesos o un premio de mención 250mil y el sentimiento ése que siempre he soñado llenar de que me paguen por escribir y leer poesía, sentir que mi trabajo es tan importante para Chile o quien sea que merece una beneficiación en dinero para que me incentive a seguir escribiendo o criticando lo que leo, eso siento que seria tan hermoso, que hasta hoy solo puedo soñar.
El problema que me he encontrado dentro de estos concursos, es que la mayoría exige que los poemas que estén participando sean inéditos incluso dentro de medios como internet, lo que significa que no puedo mandar a concursar poemas que hayan aparecido en este Blog o en la pagina de poética(.cl) o alguna revista de mayor circulación de por ahí. Problema grande ya que poema nuevo que escribo me gusta subirlo y probarlo en internet para ver como está la respuesta del público, entonces significa que si quiero participar en alguno de estos concursos no podría enviar mis mejores cartas, pues ya aparecen en la red y creo yo, podría ser encontrable, descubriendo así su autor. Autor que debe llevar seudónimo en la mayoría de los concursos, para que así se eviten favoritismos y amistocracias en una forma más evidente.

Enrique Lihn una vez premió a Roberto Bolaño en un concurso que él inventó, solo para intentar sacarlo de una depresión que llevaba allá viviendo solo con su perra en Europa. El mismo fue quien privilegio a Rodrigo Lira para que ganara el concurso de La Bicicleta y así nosotros podamos leerlo hoy.

Los concursos se pueden ganar con influencias y sin ellas, lo cierto es que después de haber ganado uno, el poeta ya no es el mismo o por lo menos para los lectores o sus pares ya es alguien que merece ser más escuchado.

A mí me encantaría vivir de escribir y leer, lo vuelvo a poner aquí, pero lo cierto es que no se conocen casos de aquello o al menos no de quienes siguen siendo honestos.

2 comentarios:

Julieth dijo...

Amorrr

(te juro que otro día lo leo)

=)

unapieza dijo...

da cosa, aunque uno crea que lo hace bien, da cosa porque es una mercancia bien curiosa esta de la escritura.