miércoles, septiembre 03, 2008

Micro-Cuento Descartado para Santiago en 100 Palabras

Saqué la naranja del árbol y justo salió la señora de la casa, salí corriendo aunque igual pude escuchar sus gritos.
Pasada la esquina la empecé a descascarar y me la fui comiendo hasta llegar al metro. Con las cáscaras en la mano me subí al tren que llegó justo cuando bajé al andén.
En el interior del carro me encontré con el esposo de la señora dueña del naranjo, me quiso saludar, yo me puse nervioso, le di la mano y le dejé la suya llena de cáscaras, le dije gracias y me bajé en la próxima estación.

2 comentarios:

Julieth dijo...

Cris: Hay un exceso de "la" en tu texto.
También me parece exagerada, por no decir neurótica, la actitud de la vecina frente a algo tan cotidiano como sacar una fruta de un árbol.
El final me gusta, pero considerando el tiempo que se demora uno en llegar de una estación a otra, me parecen ilógicos (en un sentido cronólogico) los hechos, el tiempo en que parecieran suceder.

Te Amo.

Julieth dijo...

You and Me will always be
You and Me Forever be,
Eternally will always be
You and Me





(The Cranberries)