domingo, octubre 26, 2008

Denuncia

El año pasado mi novia y una amiga en común ganaron premios en el concurso de la revista Grifo, mi novia una colección de 50 mil pesos en libros y un taller con Jaime C., nuestra amiga 100 mil pesos en libros y un taller con Raúl Z.

El día de la premiación a mi novia le entregaron un paquete con 4 libros y la promesa de un taller con el ya nombrado narrador. Para que esos 4 libros hagan 50 mil pesos, cada uno debió costar por lo menos 10 mil pesos (o exactamente 12 mil 500 pesos cada uno), lo cierto es que sin desmerecer autores o ediciones, el total de este paquete está avaluado según la página en internet de librería Antártica en 25 mil 700 pesos, aproximadamente la mitad de lo prometido. Hay que dejar en consideración que ésta es solo una cotización y que se pudieron haber adquirido por un precio bastante más bajo, si se hubiesen comprado en alguna librería más económica.A nuestra amiga le entregaron 8 libros, los cuales tuvieron que aparentar 100 mil pesos, mismo caso.

Según las bases los talleres partirían en Marzo de este año y participarían los 10 finalistas, considerando entre ellos a los premiados. Por medio de e-mails se informaría el inicio de éstos, e-mails que nunca llegaron. Cuando mi novia mandó uno preguntando por la realización de los talleres, se le respondió algo como: “varios de los talleristas estudian o son de regiones y al parecer no tienen tiempo de realizarlos, pero si quieres te puedo buscar información de talleres”. Así se daba por cerrado el cumplimiento de uno de los premios. Nuestra amiga, tuvo la misma suerte, le dieron las mismas explicaciones.

Extraño me parece que no se realice un taller porque los talleristas estudian; en Fundación N. todos estudian o la mayoría y se realiza igual, lo mismo en B. 1215 y en todas las partes donde se imparten.Sobre los libros no hay más que decir, si al menos hubiesen regalado un ediciones UDP por cada 10 mil pesos de premio, nadie hubiese sospechado algo.

Mi intención con esto, no es acusar, si intentar ayudar a que las cosas se hagan bien y no pasen por encima de nosotros escritores jóvenes, con concursos que no cumplen con sus bases y lo prometido, que vendría siendo lo mismo. Y como dato extra cuento que mi novia piensa participar nuevamente este año, porque las bases se lo permiten, a ver si ahora luego de esto, cumplen con lo prometido en el caso de volver a ganar. Yo lo pensaré, ya que no quedan más concursos y no pude participar en el Municipal de Santiago, porque nunca encontré las bases y al parecer se desarrolló igual.

1 comentario:

Marto Vicente dijo...

Loco, hay que darles una lección a esas personas.